right_side

Pocas cosas tienen sentido, aun así, nos encontramos con algunas excepciones. Por eso al darle muerte a una pluma se abre un lánguido espacio que da oportunidad de persistir en manchar sin tinta algunas páginas más de un firmamento virtual.

¡Que el pórtico abierto no se destruya a causa del caudal que se avecina!

Estadísticas

Contacto

Tu sentir es solemne y necesario, dale vida compartiendole. Siempre será bienvenido.

dithumanrique@gmail.com

Facebook

Sigueme por Email

Mi lista de blogs

  • Un minuto en el tiempo. - Un minuto, una hora, una noche perdida en el tiempo. Ese instante en que éramos todo y nada. Ese momento infinito del ahora, en que aún existimos siendo un...
    Hace 1 semana
  • - *Y LOS RECUERDOS, SUEÑOS SON.* Hubo una vez que la Paciencia, enferma y desilusionada, llamó a mi puerta. Realmente no hacía falta que hiciese ese esfuerz...
    Hace 7 meses
  • Limoges is not far - *Marisa Norniella* La nieve convertía a la plaza en un lugar silencioso y de luz ambiguamente tenue durante casi todo el invierno. Durante el resto del tie...
    Hace 1 año
  • Del pozo de los deseos - Usted y yo no vamos a ningún lado ni por ningún camino, sólo nos tocamos a veces. Nos llenamos de intentos por vaciarnos en lugares que no nos pertenecen p...
    Hace 1 año
  • 27 de mayo - *-Calma, todo va a estar bien-*¡Tengo fiebre! *-Si, tienes un poco pero es controlable- *¿Eres nueva, no te había visto por aquí? *-si, me acaban de camb...
    Hace 8 años
  • Hoy cumple dos años este blog… - ¡FELICIDADES! Después de darle vueltas y vueltas en estos seis meses a como continuar el blog de Alejandro, sin que sus textos y poemas vayan desaparecien...
    Hace 8 años

Seguidores

Entradas populares

In:

Invitación a algún ignoto Creador

Vivo hoy suave, en el mismo sentido de la vida, con tacto y tiempo especulando sobre la instintiva armonía. Observo sin distinguir bien, las intenciones, las obras. Exhibo en mis manos un cristal inédito, una verdad maltratada, distorsionada y olvidada, arrugada y oculta tras una pared de futuro lento, de historias de nada. Son creencias de artista me han dicho.

Hay quien se vuelve desconsolado por tanto material poco claro, es costumbre insaciable explicarlo todo. Tengo cuidado de no soñar con murmullos, de no moralizar silabas útiles, no tomarlas por sorpresa, ni arrojarlas con deseo a verbos intactos. Somos frágiles, nos profanamos públicamente, documentando nuestra esperanza con imparcial tensión.

Una eternidad delira sobre sombras de silencio inventadas, sobre relatos orales de sed vital, de intimas conversaciones impenetrables, no dichas, que a propios avergüenzan. La solución es vivir ahora, invitando a acostumbrarse, a admirar la belleza en cualquier pensamiento, en escenas y en silencios. Abrir la cortina de los espejos, dejar abiertos cajones y permitir que se palpen los textos que ya no nos pertenecen.

Te invito a vivir suave, a visitar otros cosmos con los precipicios de la mente, a de los escritos hacer vértigos, a afrontar el tiempo hasta que termine la noche o hasta que te permitas darle vida a tus sueños. Hazlo, sabrás que se siente ser Creador.

In:

Extractos de una bitácora supuestamente anónima

No huyo de mí, ni me comporto fuera de lo que soy. Siempre he sido como hasta ahora, no me he permitido serme infiel, no me conozco siendo de manera alterna. Me preocupa intentar creer que pudiera ser inquietante. No me atrevo a contrariar araña alguna. Hablo con los arboles sobre males de su amor herbolario. Me administro bien de ser un descuidado compulsivo. No ha sido fácil, mantenerme descuidado suele ser tarea ardua.


Me es fácil perderme, no tengo necesidad de bosques espesos, lluvias torrenciales o soledades entre ríos de gente. Las multitudes me conmueven, les respiro e intento perderme como uno más, como parte de ellas. Puedo lograrlo en ocasiones, pero en las mayoría de las veces no se me permite y vuelo, me veo observándoles desde un lejos tan intimo, como si comprendiera el ser parte misma de ellos.


No me conozco la gran parte de las ocasiones, suelo dejarme ser de acuerdo al caso o seguir siendo si se me permite. Aunque así no afirmo ser camaleónico, la conveniencia y el deseo están ausentes, solo soy y siendo es como me he agradado seguir en este continuo amanecer.


La lectura mantiene mi equilibrio emocional, suena fantasioso pero tengo certeza y fe de que es así. Lo sé, en cambio confirmo que esa armonía no me la otorga un buen baño, una conversación tras vapor de café o ser testigo de una lucha entre damas con tacones.


Me permito observarme, me gusta imaginar, buscarme en lugares donde suelo ir. Hoy por ejemplo, me veo contigo, leyendo este espacio con curiosidad ansiosa, comprendiendo que lo que está aquí escrito, es de tu autoría, y ni tú ni yo habíamos caído en cuenta de ello.