right_side

Pocas cosas tienen sentido, aun así, nos encontramos con algunas excepciones. Por eso al darle muerte a una pluma se abre un lánguido espacio que da oportunidad de persistir en manchar sin tinta algunas páginas más de un firmamento virtual.

¡Que el pórtico abierto no se destruya a causa del caudal que se avecina!

Estadísticas

Contacto

Tu sentir es solemne y necesario, dale vida compartiendole. Siempre será bienvenido.

dithumanrique@gmail.com

Facebook

Sigueme por Email

Mi lista de blogs

  • Enséñame - *Enséñame de tu mano a caminar en la oscuridad* *a disfrutar de los atardeceres sin necesidad de contemplarlos,* *a ver el mundo como lo ven los niños.* ...
    Hace 5 semanas
  • - *Y LOS RECUERDOS, SUEÑOS SON.* Hubo una vez que la Paciencia, enferma y desilusionada, llamó a mi puerta. Realmente no hacía falta que hiciese ese esfuerz...
    Hace 11 meses
  • Limoges is not far - *Marisa Norniella* La nieve convertía a la plaza en un lugar silencioso y de luz ambiguamente tenue durante casi todo el invierno. Durante el resto del tie...
    Hace 1 año
  • Del pozo de los deseos - Usted y yo no vamos a ningún lado ni por ningún camino, sólo nos tocamos a veces. Nos llenamos de intentos por vaciarnos en lugares que no nos pertenecen p...
    Hace 1 año
  • 27 de mayo - *-Calma, todo va a estar bien-*¡Tengo fiebre! *-Si, tienes un poco pero es controlable- *¿Eres nueva, no te había visto por aquí? *-si, me acaban de camb...
    Hace 8 años
  • Hoy cumple dos años este blog… - ¡FELICIDADES! Después de darle vueltas y vueltas en estos seis meses a como continuar el blog de Alejandro, sin que sus textos y poemas vayan desaparecien...
    Hace 8 años

Seguidores

Entradas populares

In:

Engaño veraz

Y habrá quien me crea…

Hay un halito de ingeniosa verdad en los engaños que alimento, no me es posible sincerarme ahora que intento imperiosamente seducirles, a veces denoto algunas delicadas miradas que albergan tanto odio, conocidas fácilmente, por no ser posible pasar sin enamorarse de ellas.

Mis adormecidas flores caen de sueño, no logro dormirles cuando es mi pavoroso deseo. Unas, otras, primero, después sus fantasmas, sin prisas, caen destronados del privilegio que gozaron. No les respetan lo novel, lo antiguo.

Vagos intentos de coronarles con santas ofrendas, su centro de verdad se mueve aquí, allá. Detenerlo es sencillo talante, cuando el definido carácter disipa sus dudas. Le reconozco si es forastero, así solo así, puede alzar dignamente con suave soslayo, su mirada directa a quien nunca en su nombre haya liado.

Y puede, aun así, haber quien no crea…

In:

La vuelta a la cordura

Mi psiquiatra no me comprende…

Ayer le vi triste, he notado que le duele partir. Ya no invita a mis amistades ficticias a conversar de mí.

-¡Fuera no nos molesten!- telepáticamente yo les reclamaba. Recuerdo vagamente aquellas últimas veces. Al parecer, por fin se fueron.

Su mirada se ha vuelto normal, ya no expide ese aire de magnificencia, que tanto me irritaba. En la sala de espera, conforme avanzaban mis citas, he notado que sus clientes se han transformado paulatinamente en seres más perturbados. Cada vez les tolero menos.

Le he tomado un inusitado gusto a relacionarme, conversar y frecuentar lugares de moda. Me preocupo cada vez más por mi apariencia. He encontrado un fin práctico en las corbatas, bombines y mancuernillas. Paso horas lustrando mis zapatos y hablando al teléfono, observo televisión hasta tarde y voy de compras a lugares de prestigio.

La hora de comida ya no me preocupa, lo hago cuando puedo, no importa si es en el coche o en la oficina, mi trabajo requiere mayor atención.

-¡Bienvenido de nuevo!- me ha dicho mi psiquiatra- ¡ha escapado por fin de su abstracto mundo de locura! Le abrazo al instante y le agradezco infinitamente el que me haya ayudado a entrar en él, perdón… salir de él.

He vuelto, solo o con ayuda, da igual. Pero hoy, cuando creía estar solo, alguien ha susurrado muy quedamente a mi oído aquel nombre que ya no utilizaba, y con él esta enérgica consigna: “Abandona a los locos de fuera”