right_side

Pocas cosas tienen sentido, aun así, nos encontramos con algunas excepciones. Por eso al darle muerte a una pluma se abre un lánguido espacio que da oportunidad de persistir en manchar sin tinta algunas páginas más de un firmamento virtual.

¡Que el pórtico abierto no se destruya a causa del caudal que se avecina!

Estadísticas

Contacto

Tu sentir es solemne y necesario, dale vida compartiendole. Siempre será bienvenido.

dithumanrique@gmail.com

Facebook

Sigueme por Email

Mi lista de blogs

  • Un minuto en el tiempo. - Un minuto, una hora, una noche perdida en el tiempo. Ese instante en que éramos todo y nada. Ese momento infinito del ahora, en que aún existimos siendo un...
    Hace 2 meses
  • - *Y LOS RECUERDOS, SUEÑOS SON.* Hubo una vez que la Paciencia, enferma y desilusionada, llamó a mi puerta. Realmente no hacía falta que hiciese ese esfuerz...
    Hace 9 meses
  • Limoges is not far - *Marisa Norniella* La nieve convertía a la plaza en un lugar silencioso y de luz ambiguamente tenue durante casi todo el invierno. Durante el resto del tie...
    Hace 1 año
  • Del pozo de los deseos - Usted y yo no vamos a ningún lado ni por ningún camino, sólo nos tocamos a veces. Nos llenamos de intentos por vaciarnos en lugares que no nos pertenecen p...
    Hace 1 año
  • 27 de mayo - *-Calma, todo va a estar bien-*¡Tengo fiebre! *-Si, tienes un poco pero es controlable- *¿Eres nueva, no te había visto por aquí? *-si, me acaban de camb...
    Hace 8 años
  • Hoy cumple dos años este blog… - ¡FELICIDADES! Después de darle vueltas y vueltas en estos seis meses a como continuar el blog de Alejandro, sin que sus textos y poemas vayan desaparecien...
    Hace 8 años

Seguidores

Entradas populares

In:

Engaño I

Soy yo. Cobijada por la oscuridad de la noche, acostada en medio de almohadones mullidos. Allí estoy, me veo desde arriba y me reconozco. No sabía que pudiese volar y mantenerme reposando a la vez. Que pálida me encuentro, en mi rostro se muestran las preocupaciones que ahogan mis sueños. Una fuerza exterior me invita a alejarme de mí. Es placentera y me embriaga de calma y felicidad.

In:

Engaño II

Que bello baile de luces cálidas giran en mí alrededor y me llaman con mi verdadero nombre que había ya olvidado. Suavemente les acompaño en su danza, estoy más ligera que nunca, el tiempo y el espacio no son regidos por las mismas leyes físicas que yo conocía. Les acompaño con dicha hacia una envolvente luz que ha aparecido y nos induce a hacerla mas fuerte con el brillo que irradian lo que al parecer son nuestros mal llamados cuerpos.

In:

Engaño III

Me olvido de mi misma, he notado que ya no me necesito, ni soy precisada por alguien más. Y voy lentamente atraída con una libertad que jamás ha sido experimentada. De pronto me detengo al escuchar que soy buscada por mi propia voz, no deseo volver, pero soy yo quien me busco y jamás he dejado de hacerme caso, nunca he podido ignorarme. ¡Que deseo ahora! Vuelvo conmigo muy a mi pesar y me veo intranquila, sudorosa, exclamando palabras incongruentes y tratando de asir la nada con mis mortales manos. Decido volver a mí. Con apremio dejo de existir en dos lugares y vuelvo a ocupar un solo espacio.

In:

Engaño IV

Es en este momento donde las palabras ya no son exactas pues lo que sigue no obedece un orden ni una continuidad, tratando de explicarlo me pierdo y lo más cercano que puede haber es un remolino de imágenes sin principio ni fin, todas a la vez y en ningún punto, ocupando el espacio de otras, encima, en medio, abajo, tres a la vez en un mismo lugar y aun puedes ver la mitad de una cuarta detrás de ellas sin ocultarle... miedo, razón, odio, una gran caída en medio de una profunda oscuridad, un vértigo inaudito que separa tu cuerpo, te alarga y coloca el estomago donde un día estuvieron tus piernas, y estas se estiran y estiran y salen fuera de ti y vuelves, te detienes y giras, un cielo estrellado, pero solo un momento, una gran luz, un instante; grandes chorros, luminosidad de arriba abajo, en vertical de un lado a otro, un respiro, una queja, arriba, arriba con velocidad pasmosa, mas arriba, mas y mas arriba, una lluvia de dolores, calambres y nauseas; ahora abajo, abajo, te detienes en seco y bruscamente; todo se cierra, se cierra lentamente y te aplasta, a la vez todo el cielo se cae estrepitosamente y tratas de detenerlo soplando, una nube te empapa y el sol te quema, un suspiro... calma, silencio, suavemente entras en un letargo, el calor te adormece poco a poco, tus miembros no responden y te hundes lentamente, muy lentamente; tus ojos no pueden mantenerse abiertos, te pesan demasiado los párpados, muy agotador, lento, soporífero, pierdes la conciencia y te hundes muy despacio, mucho muy despacio y por fin en la nada...