right_side

Pocas cosas tienen sentido, aun así, nos encontramos con algunas excepciones. Por eso al darle muerte a una pluma se abre un lánguido espacio que da oportunidad de persistir en manchar sin tinta algunas páginas más de un firmamento virtual.

¡Que el pórtico abierto no se destruya a causa del caudal que se avecina!

Estadísticas

Contacto

Tu sentir es solemne y necesario, dale vida compartiendole. Siempre será bienvenido.

dithumanrique@gmail.com

Facebook

Sigueme por Email

Mi lista de blogs

  • Un minuto en el tiempo. - Un minuto, una hora, una noche perdida en el tiempo. Ese instante en que éramos todo y nada. Ese momento infinito del ahora, en que aún existimos siendo un...
    Hace 1 semana
  • - *Y LOS RECUERDOS, SUEÑOS SON.* Hubo una vez que la Paciencia, enferma y desilusionada, llamó a mi puerta. Realmente no hacía falta que hiciese ese esfuerz...
    Hace 7 meses
  • Limoges is not far - *Marisa Norniella* La nieve convertía a la plaza en un lugar silencioso y de luz ambiguamente tenue durante casi todo el invierno. Durante el resto del tie...
    Hace 1 año
  • Del pozo de los deseos - Usted y yo no vamos a ningún lado ni por ningún camino, sólo nos tocamos a veces. Nos llenamos de intentos por vaciarnos en lugares que no nos pertenecen p...
    Hace 1 año
  • 27 de mayo - *-Calma, todo va a estar bien-*¡Tengo fiebre! *-Si, tienes un poco pero es controlable- *¿Eres nueva, no te había visto por aquí? *-si, me acaban de camb...
    Hace 8 años
  • Hoy cumple dos años este blog… - ¡FELICIDADES! Después de darle vueltas y vueltas en estos seis meses a como continuar el blog de Alejandro, sin que sus textos y poemas vayan desaparecien...
    Hace 8 años

Seguidores

Entradas populares

In:

Nada en claro

Hoy seré claro, directo y sin metáforas. No habrá palabras de ornato. Evitaré cualquier perífrasis de información circunstancial, o algún verso de difícil pentapodia. Olvidaremos la métrica que a nadie le importa, sus orígenes que se pierden en la bruma atemporal, desde el saturnio, la de Plauto, aquel dístico elegíaco, o el hexámetro tan divino en poetas neotéricos. ¡Quizá, podría cambiar la métrica acentual por la cuantitativa..! No, no soy el indicado para eso.

Sin usar algún trágico falecio o hilvanar estrofas tetrásticas no daré rodeos, seré diáfano, de escritura sobria. No me arredraré por no utilizar serventesios, pareados o redondillas. No buscare melodías, bailes de palabras, ni el origen ya ultrajado de la otrora verdadera canción, con sus poco conocidas hermanas, soneto y madrigal.

Hoy no daré color a un verbo, vida y movimiento a un sustantivo, razón y brillo a aquel pronombre, dejaré a un lado ambigüedades y divagaciones, palabras extras, complementos o gratificaciones en el lenguaje, porque en este día… creo que tengo poco o nada que decir.

In:

El despertar

Y lentamente tras un leve centelleo que me despertó, volví deprisa…

Hubo ruido y pocos sueños, la noche cayó densa y pesada, sin parecer tener fin. Mis recuerdos son pocos…

La luz es extraña cuando se ausenta, y no vive en comunión sin tener fuga que le libere... mi sombra no ha querido desprenderse, no sabe proyectarse sin esplendor.

Trepé con las manos en el suelo y los pies en la pared, viví cual viejo retrato por mucho tiempo olvidado, brillé bastante por no dar notoriedad. Girando siempre girando, todos mis lugares visitados en días distantes, regresaron a la misma posición, al último lugar donde les observe.

He preguntado siempre en mí, ¿cómo olvidarán aquellos que no saben si se existe? Siendo poco lo supuesto, se es primordial e indiferente. Desapareces en espera de bendito futuro, de algún libertador tormento. Hay consciente esperanza, riqueza de extrema bondad. Un dulce beso flotando libre, huyendo… escondiéndose en un cálido vaho, bailando entre el brillo y la sombra donde demuestra su forma, vive y adquiere peso, y uniéndose a perdidos besos, llamados allí y entonces a darle aliento al del amor su fruto.

Desapareces al jugar, arrastrando del cuello a la triste preocupación, le sonríes en la cara, y te responde vomitando rezos de falaz verdad. ¿Qué más hacer? ¡Arrástrale más tiempo!, llevarle entre cultura y pobreza hasta que huya y se atrape, que en sí se concentre. Detienes la vida con un dedo. Retrocedes despacio al ritmo que tienen otros en su carrera, bebes tragedia en gotas, dañas, vociferas y detestas. La redención es vendida, se sorbe en la esquina y su bouquet recuerda a moscas benditas.

Nada se ha perdido… los mismos espejos, con la misma imagen derramando lágrimas, inundando todavía al similar infierno, las cloacas sedientas de martirio, dando voces de alegría cuando se saben ofendidas, las almas vagando en busca de sofocador descanso, cazando a su sueño o al liberador despertar.

In:

Ser eterno

Nací hoy a las 7:30 siendo Zen de filosofía vanguardista, visionario realizador de emboscadas y amante de historias de mártires, santos y beatos carmelitas. Amanecí bebiendo del cráneo de San Simón para aumentar mis virtudes, amedrentar mis faltas y absolver pecados de delicadas curvas.

En silencio aparecí cansado de crear nuevas frutas con acolchada bruma gris, suave, tersa. Vine primero sollozando, triste con amargo pesar, sintiendo opresión por mi amada poesía que me mata, me atormenta, me arranca el corazón y lo coloca en una bolsa de papel, fuera, lejos de este pobre alcance.

Emergí con el alma cargada, extenuada, rendida por responder toda la noche aquellas oraciones dirigidas a la virgen de la plateada luna, por poetas engañados que cantan a sabiendas que en la oscuridad abundan versos de incalculable belleza, y rebosan fantasmas de la soledad que alquila cuartos y se queda en ellos eternamente. Tuve la certeza que defendí a aquellos poetas engañados a conciencia, presionados y obligados a fallar a la segura… solo garantizándoles que la razón no me asiste.

En mi rendida alma germinó un calmado espanto, causado por perder la zozobra al discernir la buscada causa que me hizo apreciar la cruel poesía… se ha marchitado, el tormento se ha vuelto a instalar… demasiado tarde. El pájaro desnudo se poso breve segundos, y como es costumbre desapareció sin avisar cuándo volverá.

Floreció la prisión forjada en mi cuerpo que lucha por retenerla y de la cual no ha de salir…brota, emana y al originarse pierde, se disuelve, la luz le destroza y cae inerte… el demonio le santigua y le bautiza en su nueva vida… ha iniciado con aura de santidad y sonrisa burlona. Primero alma… hoy fe… Siquem se ha levantado también.

In:

Contenido

Hay llamas despiertas de sutil servilismo, en el fondo del fuego la vista parece mejor, hay presas que ofrecen su libertad a cambio de calma, el largo camino implora descanso no desea seguir engullendo pasos sobre sus lomos, el dolor que le causa es progreso encallado de un débil resoplo de débil enfermedad, tímida, ermitaña y a la vez erudita. Se hace a un lado el humo que los dioses despiden en su propia cara, los mundos desnudos se abrazan inconformes sin ningún deseo verdadero, el nihilismo ha perdido su propio significado ¿Qué pasa? Las figuras han olvidado su original estructura, las almas han reducido tamaño mientras los cuerpos se desbordan de sus singulares organizaciones, el fin de la era del pez ha llegado. El océano que albergaba se ha secado, se ha derramado debido a dos milenios de ininterrumpidas lágrimas, ¿Quién albergara a los huérfanos de desnudos ojos y de fe carentes? Mis brazos los llaman, encuentren la paz en este mi pecho maltrecho que desborda almas y piedras ardiendo, el foso abismal abarca galaxias a velocidades fulgurantes. Todos tendrán cabida.

Se aclara el ennegrecido devenir, el amor a emerger vuelve, los eslabones se desatan entre ellos ayudándose. En el fondo… me encuentro en el fuego, serafines no busco, vendedores de calma que nunca, jamás conocí… soy el vaso vacío, en búsqueda de contenido que no puede abarcar.

In:

Lontananza del sueño

De visita a la vaguedad siempre ha sido atractivo amanecer con el alba. La soledad va de la mano del ávido fusil que aquel lagarto un buen día creó. No hubo más mágicas armas, todas sucumbieron por falta de noche o exceso de sueño, las más por falta de soñador. El fuego se apaga, las risas se van, huyen volando, ¡sobrevivir será tarea triste! El sueño decide el lugar y momento de posar, se adueña del sujeto y del tiempo que permanecerá. Tímido y celoso, enemigo directo de cualquier movimiento o sonido, la lucidez le tiende emboscada, le encuentra en mitad del acto amoroso, la luz y la sombra sonrojados y sorprendidos se retiran de la Jauja bendita, expulsados hacia la mitad del mediodía, nadie tiende el brazo, todos fruncen ceño… de la mano que sostiene al amor resultante pende una lágrima dorada con hilos de luz refulgente. ¿Te crees que fue vencido? Se sigue posando, ahora a cualquier hora, sin importar la sombra que oculte o el brillo que envuelva, necesita solo de alguien que pierda la vista mirando lontananza… que aquel atrevido bendiga la, por muchos indeseada, vaguedad del sueño.