right_side

Pocas cosas tienen sentido, aun así, nos encontramos con algunas excepciones. Por eso al darle muerte a una pluma se abre un lánguido espacio que da oportunidad de persistir en manchar sin tinta algunas páginas más de un firmamento virtual.

¡Que el pórtico abierto no se destruya a causa del caudal que se avecina!

Estadísticas

Contacto

Tu sentir es solemne y necesario, dale vida compartiendole. Siempre será bienvenido.

dithumanrique@gmail.com

Facebook

Sigueme por Email

Mi lista de blogs

  • Un minuto en el tiempo. - Un minuto, una hora, una noche perdida en el tiempo. Ese instante en que éramos todo y nada. Ese momento infinito del ahora, en que aún existimos siendo un...
    Hace 2 meses
  • - *Y LOS RECUERDOS, SUEÑOS SON.* Hubo una vez que la Paciencia, enferma y desilusionada, llamó a mi puerta. Realmente no hacía falta que hiciese ese esfuerz...
    Hace 9 meses
  • Limoges is not far - *Marisa Norniella* La nieve convertía a la plaza en un lugar silencioso y de luz ambiguamente tenue durante casi todo el invierno. Durante el resto del tie...
    Hace 1 año
  • Del pozo de los deseos - Usted y yo no vamos a ningún lado ni por ningún camino, sólo nos tocamos a veces. Nos llenamos de intentos por vaciarnos en lugares que no nos pertenecen p...
    Hace 1 año
  • 27 de mayo - *-Calma, todo va a estar bien-*¡Tengo fiebre! *-Si, tienes un poco pero es controlable- *¿Eres nueva, no te había visto por aquí? *-si, me acaban de camb...
    Hace 8 años
  • Hoy cumple dos años este blog… - ¡FELICIDADES! Después de darle vueltas y vueltas en estos seis meses a como continuar el blog de Alejandro, sin que sus textos y poemas vayan desaparecien...
    Hace 8 años

Seguidores

Entradas populares

In:

¿Quién lo conoce?

Me di cuenta que mi vida ya no me pertenecía, que de mis abnegadas manos era la eterna dicha que buscan cuantos desean rozarlo al tacto.
Hubo días que el tiempo rendía pleitesía, se replegaba en curva sobre si y al momento se detenía, así me sorprendía mirando sus eternos ojos. Las aves se posaban valientes a nuestros pies, nos invitaban a bailar lanzándonos sinfonías de trinos y dándole vida al atardecer que pronto llegaría a su fin.
Los arboles eran cómplices, ellos conocían nuestra historia, bajo sus ramas nos conocimos y allí en ellas nos enamoramos, fuimos cazados, acorralados, no pudimos escapar.
El tiempo avanzaba tan lento, podía memorizar su valiosa sonrisa, explorarla a detalle, valorarla y asirla hasta colocarla a un lado del corazón, guardarla profundamente en mi, buscando evitar su extinción, o su seguro robo.
Allí, en ese instante me convertí en el centro del mundo, el eje al que los adorados dioses de todos los enamorados lanzaron la felicidad del mundo en tropel y desbandada.
Debo considerarme afortunado, nunca fui bueno buscándole, llego y supe que no se iría jamás. Fue tan tenue el principio, tan inesperado, sin pena alguna se presento derredor mostrando su sentimental parecer.
No puedo separarme, se que cuando mi momento llegue, será el ultimo pensamiento que se despida, lo volveré a ver y me iré feliz, volveré a vivir toda mi vida, en ese instante, en ese recuerdo.
Mi corazón deshecho, inútil para albergarlo, solo supo detenerse ante tanta dicha. Deseaba ser eterno, colocarse como espectador para calcular la magnitud del evento. Le fue en fracción posible, y aunque aún le albergo, mi alma, mis ojos, mis manos, sabemos que ahora reside mayoritariamente, en aquella sonrisa que quise robar para colocarle a su lado...

In:

Ven luna mía

Hoy, enumera las nubes que pasan enredadas en esa tenue luna que eres. Conoce, la felicidad que nace al verte radiante. Llévame, como hasta ahora, con una mano encima del corazón, y aleja de mi ese tétrico sueño en donde mis labios tiemblan al no poder pronunciar tu nombre.

Quiero soñar también de día, con los ojos abiertos de vez en vez, cantando secretos que no me pertenecen, acariciando ruidos con un hermoso tono color silencio, ese que dice mil cosas con solo posarse enfrente.

Es mi turno de expirar el aire triste, resguardar los ojos tras fuentes de adoradas letras. De ser feliz, de convertirme en agua, de hacer del viento compañero y alma, retirarme a la compañía gloriosa, suspirar entre amigos hasta asir la aurora del nuevo amanecer.

Sé que veré mecer la brisa mágica de las sonrisas celestiales, ahora que vienes desde el divino origen.
Te espero, indudablemente lo haré.